martes, 28 de enero de 2014

Ganchillando: ¿Cómo pintar coloretes?

Como prometí la semana pasada, hoy os traigo un tutorial sobre cómo pintar los coloretes a nuestros amigurumis. Seguro que más de uno se ha fijado en que muchas de las imágenes de amigurumis que hay en internet, tienen las mejillas pintadas de rojo o rosado... y le quedan monísimas! Bien, pues hoy voy a intentar explicar muy brevemente cómo se hace, así que si quieres conocer esta técnica sigue leyendo :)


Para este tutorial, voy a coger la pera del post de la Pera Vergonzosa sin coloretes y se los voy a pintar. Atentos porque en 6 sencillos pasos estará lista!


Paso 1. Los materiales.
Para pintar los coloretes a nuestros amigurumi vamos a necesitar un pincel, papel de cocina, pintura textil y el amigurumi en cuestión. La pintura textil de color rosa o rojo, en este caso yo he usado rojo para que tuviera más contraste. En caso de ser un amigurumi rojo (por ejemplo, una fresa) entonces seria mejor usar una pintura rosa clarito. Hay gente que utiliza otro tipo de pintura o incluso maquillaje. A mi me gusta la pintura textil porque es específica para tejidos y no se va con el tiempo ni con los lavados.

Paso 2. Extender la pintura.
Extendemos un poquito de pintura sobre una superficie plana. No se necesita mucha, con lo que veis en la imagen llega de sobra para pintar los dos coloretes. Luego mojamos el pincel en la pintura.

Paso 3 y 4. Quitar sobrante.
Este paso es FUNDAMENTAL. Es tan importante que lo he puesto como si fueran dos pasos diferentes. Hay que quitar muy bien la pintura sobrante que hay en el pincel. Como se trata de pintura textil, una vez que empecemos a pintar no vamos a poder quitarla si nos pasamos, así que hay que ir con cuidado. Frotamos el pincel en el papel de cocina repetidas veces. Cuando casi no pinte nada, es cuando lo empezaremos a usar sobre nuestro amigurumi.

Paso 5. Empezando.
Damos toquecitos en la mejilla del amigurumi. Si le hemos quitado bien el excedente de pintura al pincel, veremos que casi no adquiere color. Eso es, iremos dando toquecitos con el pincel muchas vece trazando el círculo de lo que queramos que sea el moflete hasta que adquiera el color deseado. Si nos hemos pasado de pintura en el pincel, nos quedará un pegote en la mejilla y será bastante difícil de arreglar.

Paso 6. Final.
Después de darle varias veces con el pincel a la zona deseada hasta que adquiera la textura adecuada, ya hemos terminado. Ahora repetimos el proceso para la otra mejilla: coger pintura con el pincel, quitar el sobrante y pintar despacito el amigurumi.

Y con esto ya tenemos los coloretes pintados. ¿Qué os parece, fácil, no? Ya me diréis como os quedan vuestros amigurumi después de usar esta técnica, la verdad es que en general, quedan mucho más monos!


2 comentarios:

  1. Es una peragurumi timida!! Que cuquii

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es vergonzosa, sobretodo al principio jejeje ;-)

      Eliminar